Consejos y recomendaciones

Qué atrae a las polillas de la ropa: 5 razones por las que aman tanto tu ropa.

  • Los armarios ofrecen las condiciones perfectas para la proliferación de las polillas: oscuridad, tranquilidad y muchas fibras orgánicas para comer.
  • Una vez han entrado en nuestros espacios, es casi imposible deshacerse de ellas, por eso la prevención es clave.

El cuidado de jerseys de lana y otros artículos del hogar como las alfombras debe ser la última de tus preocupaciones durante el verano. Sin embargo, puedes aprender algunos datos sobre las polillas antes de volver a sacar la ropa de otoño y comprobar cómo algunas prendas se han llenado de agujeros. Existen 5 razones por las que a las polillas les encanta visitarnos de vez en cuando.

Las larvas de polilla pueden divertirse con infinidad de materiales, no solo lana.

1. Oscuridad

A las polillas no les gusta la luz y pueden estar tan bien escondidas que puede que nunca te des cuenta. La especie más extendida de esta plaga es la polilla de la ropa. Las adultas tienen pelos dorados rojizos en la parte superior de su cabeza, como si fueran una estrella del rock. Estas polillas apenas consiguen volar y, a diferencia de muchas otras, no se sienten atraídas por las luces: Casi siempre las encontrarás cerca de las zonas infestadas, en áreas oscuras de los armarios. Si quieres evitar que esta plaga te visite, asegúrate de guardar adecuadamente la ropa de lana en bolsas selladas, y colgarla al sol de forma periódica, ya que las larvas de la polilla odian la luz brillante y se desprenderán de la ropa.

2. Lugares apartados

El daño producido sobre la ropa de lana lo hacen, realmente, las larvas, ya que las polillas adultas son  inofensivas. Sin embargo, las hembras adultas ponen huevos en lugares apartados, como armarios, cómodas y vestidores, cuanto más viejos mejor. Las larvas emergen después de estar unas semanas en un lugar tranquilo y cómodo, porque los armarios y otros muebles viejos por lo general se dejan de lado, especialmente cuando no necesitas los jerséis de lana. Las larvas de polilla empiezan a causar daños unos dos meses después de estar ahí.

3. Destructoras de fibra

Las polillas de la ropa forman una temida plaga gracias a las prendas de lana almacenadas, pero también comen una amplia gama de fibras animales, incluyendo pelo, piel, seda, fieltro y también plumas. Grandes colonias de polillas de la ropa pueden permanecer sin ser detectadas en una casa causando un gran daño a la ropa. Entre las piezas más atacadas están los jerséis de lana, abrigos, mantas, artículos de decoración, almohadas y edredones, juguetes y peluches. Los tejidos sintéticos como el poliéster y el rayón son raramente infestados, a menos que se hayan fabricado con lana, o contengan restos de aceites orgánicos. Hay que tener en cuenta que las prendas de uso constante rara vez son dañadas por polillas de la ropa.

4. Alfombras

Estás de suerte si nunca te has encontrado polillas de la alfombra. Son pequeñas, pero increíblemente destructivas, familiares de la polilla de la ropa. Esta plaga puede masticar alfombras de lana a una velocidad constante y acabar dejando marcas en ellas. En invierno, prácticamente se quedan en coma, pero en una casa cálida con calefacción central, sus larvas pueden estar realmente activas buscando una alfombra para masticar. Las polillas de la alfombra pueden pasar por seis o siete ciclos de vida en el interior, tomándose su tiempo y disfrutando de tu alfombra, cuando por lo general sólo pasan dos ciclos de vida en el exterior

5. Casos extraordinarios

Las polillas de la ropa también pueden infestar muebles tapizados y conductos de aire, donde las larvas pueden alimentarse de pelusas, del pelo de las mascotas y otros restos. Las plagas pueden proceder de nidos de pájaros o de hogares de otros animales cerca de tu casa, también del cadáver de un animal, como una paloma desafortunada que haya en un ático o en una chimenea.

 

No importa cuántas razones haya para que las polillas te hagan una visita, te aconsejamos encarecidamente que sigas las reglas básicas de limpiar, aspirar y ventilar tu armario de forma regular. Otra gran manera de prevenir este tipo de polillas sería Bloom Gancho Antipolillas Lavanda de Henkel!