Consejos y recomendaciones

Polillas de la comida y polillas de la ropa: encuentra las 3 diferencias.

  • Si sospechas que tienes polillas en tu casa, es importante identificar la plaga correctamente para poder exterminarla con éxito.
  • Las polillas de la comida y las polillas de la ropa tienen diferentes dietas y comportamientos, pero ambas son igualmente ahuyentadas por las bolsas, estuches y ganchos anti-polillas

Si acabas de ver una polilla volando y no estás seguro de si hay más, listas para invadir tu casa, es importante identificar con qué tipo de polilla estás tratando, para saber dónde buscar la posible plaga. Las dos especies principales que podemos encontrar en nuestros hogares son las polillas de la ropa (Tineola bisselliella) o polillas de la comida (Plodia interpunctella). ¡Vamos a repasar algunas de las principales diferencias entre ellas, para que podamos detectarlas y ganar la batalla!

Comprueba si a las polillas les gusta más la pizza o los calcetines nuevos.

¿Cómo son?

La primera vía para identificar una criatura de este tipo, es, obviamente, observarla y comprobar su aspecto. Las polillas, como sabemos, suelen tener dos pares de alas y antenas peludas. Tienen un probóscide enrollado (como el de los mosquitos) y grandes ojos. Las polillas varían drásticamente en apariencia y tamaño dependiendo de la especie a la que pertenecen, aunque las polillas de las plagas domésticas normalmente tienen alas que miden un máximo de 2 cm y  un color pardo o grisáceo.

La diferencia está en en el tamaño

Las polillas de la comida son normalmente más grandes que las polillas de la ropa, midiendo alrededor de 10-12mm y 7-8 milímetros respectivamente. Sus alas son grises, pero la mitad posterior es de un color bronce muy característico. Este estampado de las alas permite que las polillas de la comida se distingan fácilmente de las polillas de la ropa, que son de color  beige. Sus larvas son de un color blanco apagado con la cabeza marrón, a diferencia de las larvas de la polilla de la ropa, que son completamente blancas.

¿Qué comen?

Comprueba si te faltan jerséis o bollos.

Como bien indican sus nombres, las polillas de ropa son invasoras de armarios, mientras que las polillas de alimentos son plagas de despensa. Las larvas de la polilla de la comida disfrutan de una amplia gama de alimentos secos, como la comida de tus mascotas, alpiste, cereales, preparados de sopa en polvo, pan, pasta, arroz, harina, especias, frutos secos y nueces. Sus primas devoradoras de ropa, por otro lado, se alimentan de fibras orgánicas como lana, seda, algodón, lino, cuero e incluso pieles. La lana es su favorita, e incluso pueden llegar a comer fibras sintéticas si están mezcladas con ella. Aunque parezcan exigentes, si se esfuerzan, las polillas pueden comer casi cualquier cosa, ya que se han encontrado algunas comiendo pelo, sémola, caseína ¡e incluso insectos expuestos en los museos!

¿Cómo se comportan?

El comportamiento de las polillas es tan variado entre especies como su dieta y apariencia. Algunas polillas son polinizadoras de colores, y están colgando en las zonas de frondosa vegetación,  en busca de néctar dulce. Algunas incluso toman sangre, haciendo uso de su probóscide de manera similar a los mosquitos, y pueden convertirse en grandes plagas agrícolas.

A la polilla de la ropa no le gustan los días de sol.

Nuestros dos enemigos, además de preferir ropa o alimentos secos, tienen otras diferencias de comportamiento. El ejemplo más claro, y muy importante para nosotros, es que las polillas de la ropa prefieren esconderse en áreas oscuras, ya que odian la luz. Odian particularmente la luz del sol, por eso son una plaga doméstica tan común. En cambio, las polillas de alimentos son atraídas por la luz, son ellas quienes vuelan y chocan contra las bombillas.

Lo bueno es que ambas son repelidas por igual utilizando productos como los estuches o ganchos anti-polilla. Así que, en cualquier caso, puedes tener las herramientas adecuadas para combatirlas.

Ahora que las hemos conocido mejor, estamos preparados para conocer las diferencias y ¡jugar con ventaja para eliminar las polillas!