Consejos y recomendaciones

8 pasos para conseguir que las polillas de la comida abandonen tu despensa sin billete de vuelta

  • Siempre hay cuatro pasos inequívocos que debemos seguir si queremos tener éxito: inspección, identificación, limpieza y tratamiento.
  • Si las polillas de los alimentos han invadido tu casa, asegúrate de deshacerte de los alimentos infestados, limpiar el área a conciencia, establecer trampas y aplicar tratamientos químicos para deshacerte de la plaga de manera eficaz.

En la batalla contra cualquier plaga, incluyendo las polillas de la comida, siempre hay cuatro pasos inequívocos que debemos seguir si queremos tener éxito: inspección, identificación, limpieza y tratamiento. Bastante obvio, ¿no? Es importante recordarlos, ya que algunas personas pueden entrar en pánico al ver los bichos, y actuar inmediatamente sin identificar correctamente la fuente del problema, posiblemente empeorando la invasión.

Si has visto mariposas volando alrededor de tu despensa, en primer lugar, no te asustes, respira hondo y sigue estos pasos para asegurarte de que ganas la batalla con el cerebro y no con la fuerza.

Cuando busques larvas de polillas, presta especial atención a las  variedades de comida seca, como cereales o galletas.

Busca las larvas

Si ves una polilla de la comida en tu casa, es muy probable que hayan anidado en alguna parte de los armarios o despensas. Comprueba la cocina a fondo con el fin de encontrar dónde se ocultan las larvas. Presta especial atención a los alimentos secos como la harina, las galletas, el arroz o los cereales.

Encuentra los nidos

También inspecciona los sitios donde pueden anidar. Una vez las larvas han crecido completamente, se convierten en capullos para salir en su etapa adulta. Necesitamos identificar dónde están anidando para deshacernos de los capullos también. Habitualmente, dejan sus huevos en las esquinas o debajo de las tapas de los tarros y de los envases.

Deshacerse de la comida infestada

Una vez encontrada la fuente del problema y la posible descendencia de la polilla de la comida, necesitaremos vaciar completamente la cocina. Al hacerlo, comprueba todos los alimentos - incluso los productos sin abrir - por si hay larvas. Deshazte de cualquier cosa que sospeches que ha podido ser infestada en la misma bolsa, sellala y sácala de casa tan pronto como puedas.

Aspirar

La parte más difícil está hecha - desechar alimentos de la despensa nunca es fácil. Ahora hay que aspirar todas las superficies: en las esquinas, estantes, encimeras, suelos e incluso paredes, para asegurarte de que nos deshacemos de todos los huevos.

Limpia

¡Es hora de fregar! Con agua caliente y jabón, friega toda la habitación y lava todos los utensilios y recipientes de la cocina. Esto debería eliminar cualquier huevo o larva que pudiera haber quedado atrás.

Seca

Ya casi hemos terminado, seca todas las superficies y utensilios a fondo, asegurándote de que no dejamos nada húmedo. La mayoría de los insectos invaden nuestro hogar por la humedad, ya que es necesaria para su reproducción.

Tratamiento orgánico

Ahora puedes colocar algunos elementos naturales que disuadan a las polillas para que no reaparezcan. Un ejemplo es colocar hojas de laurel en las esquinas de nuestra despensa o limpiar las superficies con vinagre blanco.

Siguiendo estos 8 pasos, estamos seguros que habrás tratado tu problema de polillas con éxito. ¡Y oye! Tu cocina estará probablemente más limpia que nunca, así que dáte una palmadita en la espalda; es momento de sentarte, relajarte y disfrutar, ¡te lo mereces!